Lo Asesinaron a Machetazos y Casi le Mocharon la Cabeza

*Su cuerpo fue hallado en un corral de caballos finos en la delegación de Las Palmas

A machetazos fue asesinado la tarde de este viernes en la delegación de Las Palmas, quien fue identificado como Sebastián Zúñiga Marcelo, de 54 años de edad, alías “El Aguileño”, con domicilio en la calle Cuauhtémoc sin número, esquina con 5 de Mayo, en la delegación de Las Palmas.

A las 18:00 horas elementos de la Policía Municipal de esta ciudad, fueron alertados acerca de una persona que fue encontrada sin vida y sin cabeza, frente a la gasolinera de la delegación de Las Palmas.

Ese reporte provocó la movilización de las autoridades municipales, acudiendo principalmente el oficial Manuel González Pino, en la unidad PV-134, mismo que a su llegada a la calle Revolución casi a la salida a la carretera 544, se dieron cuenta de que dentro de un corral, estaba el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino, en posición boca abajo y al menos con cuatro machetazos en la cabeza y cuello.

Los agentes resguardaron el lugar y se entrevistaron con Alfonso Zúñiga Macedo, de 57 años de edad y con Juan Sebastián Zúñiga Wydney, hermano e hijo del ahora occiso, a quienes evitaron que se retiraran de ahí para que explicaran lo sucedido.

Al lugar llegó además el jefe de grupo Juan José Valencia Peña y el supervisor general Jaime Torres Cedano, quienes se dieron a la tarea de buscar a los alrededores huellas o indicios que pudieran llevar a aclarar este asesinato, pero para esos momentos la lluvia acababa de bajar y eso había borrado todo tipo de huellas.

El lugar se llenó de elementos de la Policía Estatal, al mando del comandante Muñoz, quienes resguardaron la zona en lo que llegaba el personal de la PGJ.

Al lugar llegó en breve el delegado regional de Procuraduría General de Justicia de la Zona Costa Norte, licenciado Sergio Arturo Grajeda Ramos, quien tomó el control del lugar de los hechos, iniciando una amplia y cuidadosa observación del lugar de los hechos.

Al igual que los elementos de la Policía Municipal, no encontró indicio alguno en los alrededores, solo pudo darse cuenta de que el cuerpo sin vida que vestía solamente un short de mezclilla, cinturón y botas de trabajo, estaba boca abajo, en el cinturón estaban dos fundas de vaqueta, una para navaja y otra para celular, los cuales no traía.

Dentro de ese pequeño corral, estaba su potrillo llamado “El Catrín”, el cual se movía asustado de un lado a otro, era uno de los tres testigos que había en el lugar, pues frente a él estaban otros dos corrales, en donde había dos yegüas finas, eran cuarto de milla.

Al pie del ahora occiso, había manchas de sangre y en el comedero del potrillo, estaban unas pinzas, con las que momentos antes el ahora occiso estaba reparando el corral para que su animal no se saliera.

En el lugar el delegado regional se entrevistó con Alfonso Zúñiga Macedo, el cual informó que momentos antes él, su hermano y el hijo de éste, estaban en el corral dándole de comer a los caballos y a la vez estaban reparando el corral.

A las 5 de la tarde, comenzó a llover y Sebastián le dijo que fuera a darle de comer a los otros animales, por lo tanto se fueron Alfonso y Juan Sebastián, caminando como 100 metros, en donde le dieron de comer a los otros caballos.

Como comenzó a llover bastante fuerte, entonces pensó que su hermano Sebastián estaba cubriéndose del agua, pero pasaba el tiempo y no llegaba, entonces decidió ir a ver qué sucedía.

Se regresó al corral donde se había quedado Sebastián, a quien vio tirado en el piso boca abajo y con las heridas en la cabeza, por lo que le habló a su sobrino Juan Sebastián, diciéndole que su padre estaba lesionado.

Cuando llegó corrió a abrazarlo, pero se dio cuenta de que su padre no tenía su cartera, menos su celular ni su navaja, se tranquilizaron un poco y dieron aviso al 066, luego a sus familiares, quienes llegaron poco a poco.

Al lugar llegó personal de la PGJ, a cargo del licenciado Oswaldo Delgadillo, quien dio inicio a la averiguación previa correspondiente, en tanto que agentes de la Policía Investigadora comenzaron a investigar los hechos, pero nadie vio nada.

Peritos de Servicios Periciales que llegaron al lugar, se dieron cuenta de que nadie vio ni escuchó nada, por lo que el cuerpo fue levantado detectando que el machetazo alcanzó a partirle la placa dental.

Las autoridades desconocen de momento lo que sucedió en el lugar, por lo que comenzaron a trabajar el asunto a fin de poder aclarar este horrendo asesinato.